¿Tu velocidad de Wi-Fi disminuye? Aquí está el por qué y 7 consejos para solucionarlo

¿Quieres acelerar tu Wi-Fi? Siga estos métodos para corregir las velocidades lentas de Internet que están arruinando su tiempo en línea.

En un momento estás dominando el último juego en línea mientras descargas archivos grandes en segundo plano, pero al siguiente, apenas puedes cargar un sitio web simple. Tal vez la conexión es peor en un dispositivo o en una parte particular de la casa. Parece que no puede obtener la velocidad completa de Internet a través de su enrutador.

Si confía en Wi-Fi para su red doméstica, es esencial corregir las velocidades fluctuantes de Internet y superar las velocidades inconsistentes de Wi-Fi. Entonces, si se pregunta por qué su velocidad de Internet sigue disminuyendo, lo guiaremos a través del proceso de solución de problemas ...

TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué es el 5G? Todo lo que necesitas saber

1. Pruebe su conexión a Internet

Antes de investigar su red Wi-Fi, debe descartar si el problema radica en su proveedor de servicios de Internet (ISP).

Si tiene una computadora portátil, computadora o dispositivo móvil, pruebe su conexión con un sitio web como Speedtest. Si desea no solo medir las velocidades de Wi-Fi, sino también la velocidad de Internet cuando está conectado físicamente a su enrutador, conecte su dispositivo al enrutador con un cable Ethernet para ver si su velocidad de descarga y conexión fluctúan.

Esto también puede ayudarte a probar la velocidad de Internet para consolas de juegos. Pero asegúrese de evitar los errores comunes de la prueba de velocidad de Wi-Fi para obtener un resultado preciso.

Tenga en cuenta que las conexiones por cable tendrán velocidades más altas, por lo que debe esperar una pequeña caída en los dispositivos conectados a Wi-Fi.

Si la conexión a través de un cable no mejora mucho las velocidades, entonces es probable que sea un problema con su ISP. Muchos proveedores pueden realizar diagnósticos remotos, por lo que vale la pena ponerse en contacto con su equipo de soporte para llegar al fondo del problema. También puede verificar si hay un problema regional o una falla que afecte la conectividad a Internet.

Sin embargo, si las velocidades mejoran significativamente cuando se conecta físicamente a su enrutador, es posible que tenga un problema con su red Wi-Fi específicamente. En ese caso, recomendamos probar algunas de las otras soluciones.

Si estaba tratando de acceder a un sitio web en particular, use un sitio como Down For Everyone o Just Me para ver si el sitio web también está inactivo para otros usuarios.


2. Actualice el firmware de su enrutador

Al igual que con otras áreas de su vida digital, debe asegurarse de que el firmware de su enrutador esté actualizado. Estas actualizaciones a menudo vienen con muchas correcciones de errores junto con parches de seguridad esenciales, que pueden hacer que su velocidad de Wi-Fi sea más rápida y resolver todos los problemas de conexión.

Asegúrese de actualizar su firmware antes de sumergirse en cualquier solución de problemas adicional, ya que puede ahorrarle horas de trabajo infructuoso. Si ya estaba ejecutando el firmware más reciente, reinicie el enrutador para borrar la caché y restablecer el software.

Del mismo modo, si experimenta bajas velocidades en un dispositivo en particular, verifique si hay actualizaciones de software pendientes. La mayoría de los dispositivos conectados ofrecen actualizaciones del sistema y actualizaciones de aplicaciones. Vale la pena verificar que todas las actualizaciones estén instaladas y confirmar si el problema aún existe antes de continuar con la solución de problemas.


3. Cambiar canales Wi-Fi

Las redes Wi-Fi transmiten en muchos canales diferentes y dos bandas de frecuencia separadas. En los Estados Unidos, hay 11 canales Wi-Fi estándar, mientras que en todo el mundo, generalmente hay 13. En los primeros días de las redes inalámbricas, los enrutadores solo transmitían a 2.4 GHz.

Sin embargo, a medida que más de nosotros hemos llegado a tener redes Wi-Fi domésticas, la cantidad de canales ha necesitado expandirse. Muchos routers modernos ahora pueden transmitir a 2.4GHz o 5GHz. Los routers Wi-Fi 6E también transmiten a 6GHz.

Si bien esto le brinda más opciones, siempre es posible que otra red Wi-Fi cercana u otro equipo eléctrico ya esté transmitiendo a la frecuencia de su red. El hacinamiento de una frecuencia en particular puede hacer que su red se ralentice y podría ser la raíz de sus problemas de Wi-Fi.

Para descartar esto, asegúrese de elegir el mejor canal Wi-FI para su enrutador.


4. Compruebe el consumo de ancho de banda

Si encuentra que sus velocidades de Wi-Fi disminuyen periódicamente o en ciertos momentos del día, es posible que el software u otros dispositivos estén consumiendo su ancho de banda. Las descargas grandes, la transmisión de video o los juegos en línea pueden ser acaparadores de ancho de banda, así que compruébelos primero.

Puede averiguar quién está consumiendo su ancho de banda Wi-Fi directamente desde el enrutador o un programa de terceros. Profundizar en la configuración de su enrutador debería permitirle averiguar qué dispositivos están conectados a su red. Si hay alguno que no reconozca, debe eliminarlos.

El malware también podría ser el culpable de sus velocidades lentas, así que asegúrese de habilitar la protección y ejecutar un análisis antivirus.


5. Optimice la ubicación del enrutador Wi-Fi

Al configurar su red por primera vez, la posición de su enrutador es probablemente una de las últimas cosas en su mente. Sin embargo, el entorno alrededor de su enrutador puede causar un impacto significativo en la calidad de su red Wi-Fi.

Aunque no podemos verlos, las señales inalámbricas están pasando a nuestro alrededor. Pero pueden ralentizarse o, en algunos casos, bloquearse por completo. El hormigón y el metal son tan efectivos para bloquear las señales inalámbricas que incluso se utilizan en las jaulas de Faraday. Para evitar esto, debe optimizar la recepción de Wi-Fi en su hogar.

Por lo tanto, si su enrutador está en su sótano con paredes de concreto, debe moverlo a otro lugar de la casa. También debe intentar colocar el enrutador en el centro de su hogar. Las señales Wi-Fi se transmiten en 360 grados, por lo que no es necesario estar en un extremo de la casa para obtener la mejor cobertura.

La interferencia eléctrica de dispositivos como microondas e incluso luces de Navidad también podría ser una de las razones por las que su Wi-Fi es tan lento.

Si una señal débil está afectando su velocidad de Internet y no puede mover su enrutador, considere invertir en un extensor de Wi-Fi. Incluso puede usar un enrutador antiguo para aumentar o extender la señal a diferentes áreas de su hogar.

Si prefieres comprar un nuevo dispositivo, tampoco tienes que romper el banco para invertir en uno de los mejores extensores de Wi-Fi.


6. Refuerce la seguridad de su red

Durante sus investigaciones, es posible que haya encontrado dispositivos sospechosos conectados a su red. En ese caso, probablemente lo eliminó de su red. Sin embargo, esto sugiere que alguien ha obtenido acceso no autorizado a su red Wi-Fi.

Esto podría ser algo tan inocuo como un vecino que sale de su red, hasta algo mucho más amenazante.

Hay muchas maneras de configurar su enrutador para que su red doméstica sea segura. Sin embargo, como mínimo, debe cambiar el inicio de sesión de administrador predeterminado de su enrutador. Esto a menudo se establece en usuario: admin y contraseña: contraseña. Como casi todos los enrutadores utilizan estas credenciales predeterminadas, son fáciles de explotar.

También debe asegurarse de que su red Wi-Fi esté protegida con una contraseña inalámbrica. La mayoría de los enrutadores tienen esto habilitado de forma predeterminada, con la contraseña pegada en algún lugar del propio dispositivo.

Sin embargo, si desea cambiar esto, inicie sesión en su enrutador con sus credenciales recién creadas y puede establecer manualmente una nueva contraseña inalámbrica.


7. Actualice el hardware antiguo del enrutador

Si ha tenido el mismo enrutador durante más de unos pocos años, puede ser el momento de considerar una actualización para aumentar su señal Wi-Fi. Afortunadamente, no tiene que gastar sumas considerables en ver una mejora dramática.

Una de las más fáciles es actualizar la antena de su router. La mayoría de los routers vienen equipados con antenas estándar que solo tienen un alcance limitado. Puede comprar una antena del mercado de accesorios por tan solo $ 10, por lo que tampoco tiene que ejercer presión sobre su saldo bancario.

Sin embargo, vale la pena señalar que el hardware del enrutador puede crear un punto de estrangulamiento para las velocidades en su red. Entonces, si tiene un plan de Internet muy rápido, es posible que desee actualizar a un enrutador más nuevo para aprovechar los mejores anchos de banda.

Asegúrese de que su enrutador también pueda manejar la cantidad de dispositivos que ha conectado a la red.


Controla la velocidad de tu Wi-Fi

No siempre es sencillo cuando se trata de crear la configuración óptima de Wi-Fi, pero vale la pena el esfuerzo. La próxima vez que desee jugar un juego en línea, transmitir Netflix o navegar por la web, estará agradecido de haber dedicado tiempo a optimizar su red.

Mantener el hardware y el software de su enrutador actualizados, posicionarlo bien y seleccionar el mejor canal marcará una gran diferencia en la velocidad de su Wi-Fi. Dicho esto, incluso con todos estos ajustes, es posible que aún necesite algunas mejoras de rendimiento.

Publicar un comentario

0 Comentarios