El futuro de los implantes cerebrales está casi aquí. ¿Estás preparado para ello?


JLStock/Shutterstock.com

La compañía Neuralink está en camino de comenzar los ensayos en humanos de su tecnología de implantes y parece probable que los implantes cerebrales estén listos para su uso humano dentro de este siglo, más temprano que tarde. ¿Qué significa eso para ti?

TE PUEDE INTERESAR: ¿Qué son el procesamiento del lenguaje natural (PLN) y la minería de textos

¿Qué es un BCI, o interfaz cerebro-computadora?

El nombre "interfaz cerebro-computadora" ya le dice la mayor parte de lo que necesita saber, pero en esencia, es una ruta directa de comunicación entre las neuronas de su cerebro y un sistema informático.

Las BCI han existido durante mucho tiempo y se han utilizado con éxito para permitir, por ejemplo, que las personas paralizadas controlen los brazos robóticos con solo un pensamiento. Las BCI son distintas de los dispositivos que, por ejemplo, leen las señales de sus músculos o están conectados a nervios fuera de su cerebro, pero esas tecnologías están obviamente relacionadas con las BCI.

En el caso del prototipo Neuralink, consiste en electrodos increíblemente finos denominados "hilos neuronales" que son instalados por un sistema robótico, junto con un dispositivo Link conectado. La alimentación se proporciona al dispositivo de enlace de forma inalámbrica sin necesidad de romper la piel. Los dispositivos BCI más antiguos, como los fabricados por BrainGate, requieren un puerto que conecte el cerebro con el mundo exterior. Por lo tanto, un implante completamente sellado, como el tipo que promete Neuralink, ya sería un gran avance.


Implantes médicos vs. implantes electivos


Max4e Foto/Shutterstock.com

En esta etapa temprana, Neuralink está lanzando su implante como un dispositivo médico de próxima generación. Proporcionar un vínculo entre diferentes partes del cerebro y los sistemas informáticos que pueden ayudar a restaurar las funciones visuales, auditivas, motoras y cognitivas. Es importante entender que Neuralink está tratando de perfeccionar la conexión, no la tecnología informática que realmente proporcionará esas soluciones, pero este tipo de aplicaciones médicas son parte de la hoja de ruta.

No hay forma de subestimar cuán importantes son las tecnologías BCI que podrían ayudar a las personas con problemas neurológicos profundos, y nadie está argumentando seriamente en contra de esa aplicación. Sin embargo, a largo plazo, la idea detrás de implantes como el ejemplo de Neuralink es que las personas que de otra manera están perfectamente sanas elegirán tener un BCI instalado.

Cuando mueve un dispositivo como un BCI de ser un dispositivo médico que salva vidas o restaurativo a una operación electiva, las consideraciones cambian. Después de todo, ninguna operación es trivial o sin riesgo.


Beneficios de Aumento y BCI

El aumento artificial de los seres humanos es un campo científico que está avanzando rápidamente. Ahora existen extremidades protésicas que pueden moverse en respuesta a las señales de los nervios o el tejido muscular restante. ¡Incluso hay extremidades que pueden alimentar sensaciones como el tacto en el cerebro!

Dado que la tecnología no tiene más limitación que las leyes de la física (y lo inteligentes que somos), es lógico pensar que algunas de estas piezas de repuesto eventualmente serán mejores que los trozos carnosos que originalmente estaban allí. Se ha escrito mucha ficción cyberpunk en ese sentido, pero la realidad de esta situación puede estar más cerca de lo que la mayoría de la gente cree.

Si pudiera operar sus dispositivos usando nada más que el poder del pensamiento, volar un dron como si fuera una extensión de su cuerpo o transmitir experiencias de realidad virtual directamente a su cerebro, ¿Cuántas personas se alinearían para el procedimiento?

Esta es una pregunta que puede tener que responder por sí mismo a medida que avanza el siglo 21, o puede ser una que sus hijos enfrentarán. Podría ser una elección particularmente difícil cuando las personas que optan por implantarse pueden tener ventajas cognitivas que los hacen preferibles como empleados o les permiten lograr más que aquellos que rechazan los implantes.


De la ciberseguridad a la seguridad de los cyborgs

Puede ser desastroso sufrir un ataque de malware en su computadora o tener una de sus cuentas en línea comprometida. Pero sería mucho peor si alguien hackeara su implante cerebral, no solo desde una perspectiva de privacidad, sino de tener un actor malicioso en su cerebro. Suponiendo que las BCI eventualmente alimentarán información en nuestros cerebros en lugar de solo leer la actividad neuronal, se abre el potencial para la piratería cerebral real.

¿Suena eso descabellado? Bueno, aparte de la relativamente cruda "piratería" que la psicología hace posible (y los especialistas en marketing usan con gusto) hay dispositivos que literalmente ya pueden cambiar de opinión.

Por ejemplo, usando la estimulación magnética transcraneal, es posible cambiar la forma en que las personas piensan sobre las decisiones morales. Tener un dispositivo en su cerebro que pueda estimular sus neuronas directamente podría estimularlas para que vea u escuche cosas, influya en su estado emocional o, en algún momento futuro avanzado, literalmente ponga pensamientos en su cabeza. Todos estos son problemas que tendrán que abordarse de manera seria, pero el hecho es que no existe la seguridad perfecta.

Esto es especialmente cierto ya que un BCI solo es útil si puede conectarse a cosas fuera del cerebro, y eso también es cierto para los implantes actuales, que tienen tecnología inalámbrica que los médicos pueden usar para obtener información de diagnóstico o cambiar la configuración.


El peligro de la obsolescencia del implante

Si cree que sentir presión para comprar un nuevo iPhone cada dos o tres años es intenso, piense en tener un implante cerebral que esté tan desactualizado que deba someterse a otra cirugía para actualizarlo. Si bien no dudamos de que los diseñadores de BCI intentarán que sus sistemas estén lo más preparados posible para el futuro, el ritmo del desarrollo de la tecnología lo hace inevitable.


¿Qué pasa con las BCI no invasivas?


Roman Zaiets/Shutterstock.com

En este momento, poner electrodos en el cerebro de una persona ofrece, con mucho, la forma más precisa y rica en información de saber qué está sucediendo en su materia gris, pero puede que no sea la única manera. Las BCI no invasivas, como una desarrollada por investigadores de Carnegie Mellon, pueden leer información de su cerebro sin que nadie excave en él. Estas tecnologías también están en una trayectoria de desarrollo propia y tal vez algún día sean tan buenas como las BCI implantables, lo que las convertiría en una solución preferida por varias razones.


¿Te pondrías un implante cerebral?

Suponiendo que un producto como el Neuralink fuera seguro y funcionara como se anuncia, ¿dejaría que alguien perforara un agujero en su cráneo para instalar uno? ¿Cuánto beneficio necesitaría de un dispositivo de este tipo para que la invasión de su neurología valga la pena? Ninguno de nosotros lo sabrá realmente hasta que realmente tengamos que tomar la decisión, pero es una buena idea comenzar a pensar en ello ahora porque ese día está a la vuelta de la esquina.

Publicar un comentario

0 Comentarios