El FMI y el Banco Mundial se resisten a Bitcoin

 Las instituciones financieras internacionales son muy indecisos a este respecto.


La decisión provocó una ola de entusiasmo entre todos los defensores de Bitcoin. La semana pasada, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, anunció su intención de reconocer la criptomoneda como una moneda de curso legal (como el dólar estadounidense). Esta es una primicia en el mundo y la idea es mejorar la inclusión financiera en un país donde el 70% de los habitantes no tiene una cuenta bancaria.

Ante este anuncio sin precedentes, se pidió a los representantes de las instituciones financieras internacionales, la Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que dieran su opinión. Lo menos que se puede decir es que su acogida no es la más entusiasta.

Bitcoin acusado de financiar el terrorismo

Citado por Cointribune, el portavoz del FMI, Gerry Rice, dijo que "la adopción de bitcoin como moneda plantea una serie de problemas macroeconómicos, financieros y legales que requieren un análisis muy cuidadoso". Según él, "los criptoactivos pueden presentar riesgos significativos y, por lo tanto, las medidas regulatorias efectivas son muy importantes".

Por su parte, el Banco Mundial es tajante: "Aunque el Gobierno de El Salvador se ha acercado a nosotros sobre el bitcoin, no es algo que el Banco Mundial pueda apoyar dadas sus deficiencias en términos de medio ambiente y transparencia".

Sin embargo, a pesar de esta recepción tan fría, parece que las cosas se están moviendo en la dirección correcta. Así, según informaron nuestros colegas, el Ministro de Hacienda de El Salvador, Alejandro Zelaya, explicó que las conversaciones con el FMI fueron fructíferas. La organización "no está en contra" del uso de criptomonedas.

Cabe señalar que, en general, las autoridades están bastante preocupadas por este tema. Este es particularmente el caso del ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, quien, el pasado mes de octubre, acusó al bitcoin de ayudar a financiar el terrorismo: "Debemos reforzar nuestros mecanismos de vigilancia frente a la financiación del terrorismo. Por ejemplo, las criptomonedas necesitan ser más reguladas. Las criptomonedas son monedas que no tienen existencia física. Puedes ir a pedir 150 € en un bar de tabaco, luego 150 € en otro bar de tabaco, al final del día recoger una gran suma, 1500 €, que una asociación islamista, o un combatiente situado en el extranjero puede retirar en efectivo, en el extranjero, sin dejar rastro. »

Publicar un comentario

0 Comentarios